¿Cómo elegir bien las combinaciones de colores de tu hogar?

Combinar y elegir bien los colores de tu vivienda, e incluso de una estancia no es tarea fácil, nos encontramos con las paredes, pavimentos, telas, muebles, etc. La buena elección de los colores es la clave para obtener la atmósfera que deseas: más luminosa, que parezca más amplia, más cálida… A lo largo de estas entregas os iremos dando consejos y pistas, y os hablaremos de los esquemas de color que utilizan nuestros decoradores.

Elegir un color para una estancia es uno de los aspectos más importantes de la decoración, dependerá de varios factores, en primer lugar qué ambiente queremos crear, y antes de decidirse, conviene tener en cuenta que ha de combinar con el resto de elementos que integran tu casa.

Es lo que los decoradores llamamos “esquemas de color” que no es otra cosa que un grupo de dos o tres tonos que se utilizan como base de cualquier decoración. Estos esquemas determinan el efecto que se desea conseguir. Así pues, tenemos:

ESQUEMA TONAL: Compuesto por distintas tonalidades de un solo color o bien por diferentes colores que tienden a un mismo tono. Por ejemplo: azul verdoso con gris verdoso o amarillo anaranjado con rojo anaranjado. Creando ambientes serenos. Es una opción excelente para unificar los colores de toda la casa sin ningún riesgo creando una continuidad. Lo importante es elegir un color con el que te sientas bien, y después lo combina con distintas intensidades, reservando los tonos más claros para las paredes y los más intensos para telas (sofás, cortinas, etc). Ten en cuenta que las habitaciones con poca luz se deben pintar en tonos más claros y las que sean más luminosas te puedes atrever con un tono más intenso, de esa forma se verán igualadas.

P10300412

ESQUEMA ARMÓNICO: Aquí utilizamos colores que están cercanos entre sí en el círculo cromático, por ejemplo los tonos azulados, o los verdosos, los anaranjados… creando un ambiente que te envuelve y resulta muy conjuntado. La combinación de colores cercanos asegura ambientes equilibrados y relajantes. Aunque es una opción más arriesgada. Este esquema puede estar formado por colores cálidos, que se enfrían mutuamente (amarillo y ocre); por colores fríos que al unirse aumentan su frescura (azules y verdes) o mezcla de cálidos y fríos que se avivan (amarillos y verdes). Aquí lo importante es la proporción, lo ideal es que un color domine y los otros lo complementen.

ESQUEMA DE CONTRASTE: Se utilizan colores opuestos en el círculo cromático, como el amarillo y el azul, o el rojo. Resulta un efecto muy atrevido, hay que tener cuidado y equilibrar los colores elegidos para evitar resultados demasiados llamativos. También suelen pasar de moda más rápido, y suele suceder que el que habite en esa estancia se canse antes de la decoración. Resulta ideal para crear ambientes personales y llenos de color, sobre todo en estancias donde se pase poco tiempo, como el comedor, baños y cocina. Aquí también es importante la proporción, y es necesario que uno de ellos predomine sobre el otro, y conviene el uso del blanco, para aligerar el conjunto, aportando luminosidad y ligereza al ambiente.

P1020979

Ahora que ya conoces los diferentes esquemas de colores que existen, ¿por cuál te decantas tú?

Me preocupa hacer obras en casa, ¿por dónde empiezo?

En primer lugar, debes estar tranquil@, ya que si das los pasos oportunos, aquello que te preocupa debe transformarse en una experiencia enriquecedora, en la que participes sintiendo que el resultado final será muy satisfactorio y listo para ser disfrutado por tu familia y por ti.

Conocer el grado de complejidad de la reforma es fundamental, si no tienes claro cómo cuantificarlo y sobre todo no conoces cómo funciona el mundillo de las obras y reformas, debes actuar como cuando tienes un problema de cualquier índole. Normalmente cuando eso ocurre, acudimos al médico por cuestiones físicas o psíquicas o al abogado por problemas legales, en esta ocasión debes solicitar asesoramiento técnico a una empresa de reformas para tu vivienda.

Hablar es gratis, y especialmente hay dos temas que todo el mundo suele tratar como si fueran expertos: el fútbol y las obras o reformas. No te dejes llevar por comentarios sin respaldo técnico alguno, debes buscar conocimiento y experiencia de profesionales de la construcción, a ser posible con datos reales que puedas contrastar.

Lo más económico siempre es encontrar una buena relación calidad/precio, por ello debes ponerte en contacto con empresas de reformas que te transmitan confianza, garantía y con las que puedas tener un contacto cercano. No olvides que se trata de tu hogar, entrarán en tu casa a trabajar, no se debe jugar con esto.

ANTESYDESPUES

Esta búsqueda puedes hacerla a través del boca a boca en tu entorno social o por Internet, buscadores, foros, etc. La primera reunión con la empresa de reformas que elijas debe tener lugar en tu casa. En ella, comunicarás al profesional de la construcción tus intenciones en cuanto a lo que quieres hacer en tu vivienda, pero también debes hacer preguntas del tipo:

  • ¿Qué os parece lo que he pensado para la reforma del baño?, ¿Podría mejorarse?
  • ¿Qué material utilizaríais para el suelo de la cocina? ¿Por qué? ¿Qué otras alternativas hay?
  • ¿Qué hago con las puertas de paso? ¿y con las ventanas? ¿Por qué?
  • ¿Cómo puedo hacer que la factura de Endesa o Iberdrola sea menor?

Deben responderte sin divagar, con seguridad y aplomo a todas tus preguntas, tomarán nota, medirán y sacaran fotos. De esta primera reunión, sacarás una información muy válida en la que detectarás si la empresa de reformas  tiene conocimiento, experiencia, equipo y solvencia técnica. Es necesaria además la figura de un profesional de la construcción que sea tu interlocutor durante todo el proceso. Este aspecto es fundamental para que todas las decisiones que se tomen estén consensuadas contigo y justificadas. También debes fijar el plazo para la entrega del presupuesto.

Tras repetir el proceso con dos o tres empresas de obras y reformas, estamos convencidos de que sin querer ya te has decidido por una de ellas por el buen trato recibido, buen servicio ofertado, seriedad, confianza y profesionalidad, pero todavía no tienes los presupuestos. Cuando los recibas, su presentación y redacción te deben transmitir también una información que puede ayudarte a tomar la decisión: imagen cuidada o no, organización, condiciones, letra pequeña, etc.

¡¡Vaya!!, al comparar los presupuestos, la empresa de reformas que más te convenció no es la más barata. En este caso, nuestro consejo es que llames a esa empresa, porque seguro que podréis llegar a un acuerdo que se ajuste un poco al precio medio de las ofertas que hayas recibido. Ellos, los buenos, quieren hacerte la obra, han invertido en ti y en tu casa de forma generosa, te han dado todo lo que podían ofrecerte y estarán dispuestos a hacer un último esfuerzo para que quedes satisfech@.