Reforma integral de una cocina en Sevilla

En la reforma integral de esta cocina nuestra decoradora consiguió aprovechar al máximo los espacios para almacenamiento, con un estilo muy moderno, práctico y funcional.

Se utilizó un porcelánico moka para el suelo, y un gres del mismo tono para el frente sobre encimera, el resto de la cocina enlucida y pintado en blanco.

Con el uso de los colores neutros se consigue potenciar la luminosidad.

P1030049

En la zona de calor en península destaca una gran campana decorativa cilíndrica en acero. El material de la encimera es de silestone blanco y los muebles en formica marrón brillo.

P1030047

La pared frontal de 3.5m d altura se aprovecha en su totalidad para la despensa, forrada con mueble de formica blanco brillo.

 

 

El antes y después de una vivienda

DOGARES realizó este proyecto de reforma integral a finales de 2014. Una obra con la que conseguimos la satisfacción del cliente y la nuestra propia.

Se trató de una idea, concebida por nuestro cliente, con la ayuda de nuestro técnico, nuestra decoradora y el equipo de profesionales con el que cuenta DOGARES.

Luminosidad y aire fresco en este restyling con toques vintage.

Después de la reforma

Después de la reforma

Antes de la reforma

Antes de la reforma

Reforma de baño, con inclusiones mediterráneas en su estilo.

Después de la reforma

Después de la reforma

Antes de la reforma

Antes de la reforma

Reforma de cocina.

Después de la reforma

Después de la reforma

Después de la reforma

Después de la reforma

Antes de la reforma

Antes de la reforma

Reforma de azotea

Después de la reforma

Después de la reforma

Antes de la reforma

Antes de la reforma

Reformamos baño y cocina, ampliamos las zonas habitables y conseguimos, con la decoración, crear el ambiente que deseaba nuestro cliente. Resultó un éxito.

4 ideas para distribuir vestidores

Hoy en día uno de los mayores lujos de una vivienda es poder disponer de suficiente espacio para el almacenaje. El proyecto de un vestidor es un logro en el diseño de una vivienda, y hay pocas cosas que facilitan tanto la vida como gozar de un orden para poder guardar, organizar y encontrar de forma sencilla todo aquello que usamos diariamente y también lo que usamos temporalmente. Para ello os damos 4 ideas de cómo distribuir y conseguir un vestidor.

Vestidor en forma de L:

Para esta distribución necesitamos una superficie a partir de los 5 metros cuadrados, con ella sólo ocupamos 2 paredes con módulos y se puede poner en habitaciones cuadradas y alargadas. El espacio central que queda libre permite abrir todos los cajones y puertas que contenga y podemos movernos con holgura por él. En las paredes que quedan libres podemos colocar un gran espejo, con una banqueta pequeña que nos sirva de apoyo para vestirnos, y diversos tipos de percheros de pared ya sean de ganchos individuales o múltiples, para pañuelos, bolsos, collares o la ropa de uso.

Vestidor en L

Vestidor en forma de U:

Con esta distribución le sacamos el mayor partido a todo el perímetro disponible de la habitación, siendo la solución ideal, cuando se tiene que compartir vestidor con otra persona. Las plantas cuadradas son las ideales para esta distribución, con apertura en el centro de una de las paredes para acceder a ella. Es aconsejable instalar en los rincones módulos abiertos a 90º cuando se trata de estanterías.

Vestidor en U

Vestidor en paralelo:

Ideal para habitaciones alargadas, los módulos se colocan a ambos lados de la pared. Es ideal para mantener en orden las prendas de vestir de una pareja. En esta distribución queda un pasillo central más o menos ancho dependiendo de las dimensiones del espacio, en el cual se puede acceder simultáneamente a ambos lados del vestidor. Si existe suficiente espacio en esa zona conviene colocar en ella una banqueta alargada y el espejo en la pared de fondo, sino hubiera ventana.

Vestidor en paralelo

Vestidor a lo largo de una pared:

Esta distribución alinea en una sola pared todos los módulos que componen el vestidor, se suelen disponer en espacios más estrechos y alargados que los anteriores. Es muy funcional para espacios ciegos dentro de un dormitorio. Al estar todo en un lateral, la otra pared se aprovecha para colocar el espejo y colgadores diversos, incluso de una banqueta si lo admite. En este tipo de vestidor se puede colocar el acceso con una puerta normalizada de paso, o bien se podría colocar un gran frente de puertas correderas si el espacio interior queda muy estrecho y unificamos al abrir estas puertas por completo el vestidor con el dormitorio .

Vestidor Gabina

Porches, espacios de transición

El porche es el espacio entre el interior y el exterior de la casa, participando de ambos. Es muy importante a la hora de proyectar un porche tener en cuenta su orientación. Si lo ubicamos en el Norte será un espacio frío y húmedo, sin embargo hacia el Oeste será demasiado caluroso en verano y no tendremos sombras pues los rayos del sol son más bajos. La mejor solución siempre será orientarlo hacia el Sur, porque el sol no caerá tan directamente y el tejado impedirá que los rayos del sol incidan en la estancia cuando la luz sea más vertical.

Ahora tendríamos que decorarlo y complementarlo con plantas o enrredaderas para ganar frescura y humedad. El porche hay que considerarlo más bien como una zona más de la vivienda, pero con una atmosfera envidiable que nos proporciona el cobijo propio del hogar y las ansias de libertad del jardín y el aire libre.

45719020_m

En verano lo normal es que el porche sea el protagonista de la vivienda, pero si también queremos disfrutar de él en invierno tenemos la posibilidad de instalar estufas de exterior o acristalarlo, este material nos protege del frío y las inclemencias del tiempo y a su vez deja pasar la luz natural. Podemos recurrir también a los techos móviles que permiten una mayor versatilidad.

Las dimensiones del porche, ya sean de obra o de madera, no debe superar una profundidad mayor de 4 metros pues restaría luminosidad al interior de la vivienda.

Si queremos que el porche y el interior de la vivienda estén totalmente intercomunicados, tendremos que instalar en el paramento que los separas una gran cristalera que sea corredera de este modo al abrirlas esos dos espacios se convierten en uno. Así, se puede concebir como una extensión de la vivienda.

La iluminación cobra mucha importancia, y según el tipo que elijamos permitirá acentuar colores, destacar texturas, dar amplitud al espacio y crear un ambiente agradable.

Según las dimensiones del porche se suele dividir en distintas zonas, la de comedor formado con mesas y sillas, si el espacio lo admite se suele incluir aquí la zona de barbacoa, y la zona de descanso con sofás, sillones, butacas… y mesitas bajas. Si el espacio es reducido, la zona de comedor y descanso se integran en una sola. Siempre hay que pensar en muebles de exterior que soporten bien los cambios de temperaturas y humedades.

En el mercado existe multitud de mobiliario para estas zonas de muy diversos diseños y materiales, ya es cuestión de gustos, la cuestión es crear una zona de confort y bienestar lo más acorde con tu forma de vida.