Reforma Cervecería De Cañas

La Cervecería De Cañas, situada en la Avenida Eduardo Dato, en la zona de Nervión de Sevilla, es un negocio que abre los 365 días del año, por lo que la ejecución de la reforma debía ser lo más rápida posible para no perder muchos días de venta. El cliente nos pidió un cambio sustancial de imagen a un precio máximo de 100€/m2 con materiales de calidad.

La obra se ha realizado en tan sólo seis días, comenzando un lunes y terminando un sábado para inaugurar el domingo (coincidiendo con un partido del Sevilla F.C., dado que el campo de fútbol se encuentra en las inmediaciones).

En primero lugar, pusimos en marcha la demolición de los revestimientos verticales existentes, implantando nuevos revestimientos verticales a base de una pieza de arranque de porcelánico imitación mosaico hidráulico y resto porcelánico color claro textura madera.

Antes de la reforma

Antes de la reforma

Después de la reforma

Después de la reforma

Hemos llevado a cabo la colocación de una solería sobre la existente mediante puente de unión y material de agarre a dos caras, combinando en la zona de público de barra la misma pieza mosaico de arranque anterior y resto porcelánico más oscuro en tonos grises textura madera. La junta longitudinal se ha realizado en 3 mm para conseguir el efecto de duelas de madera a lo largo del local.

Antes de la reforma

Antes de la reforma

Después de la reforma

Después de la reforma

Todos los encuentros y remates se han resuelto con perfilería de acero inoxidable brillo.

Además, se ha realizado en el suelo del interior de la barra una colocación adherida de caucho con botones.

Antes de la reforma

Antes de la reforma

Después de la obra

Después de la reforma

Se ha construido una nueva rampa de acceso al local rematada con felpudo encastrado realizado in-situ, así como una nueva rampa de transición de la sala a la barra para facilitar la entrada de barriles de cerveza.

La pintura blanca es la protagonista en paredes y techos, introduciendo gris claro en pilares y entramado de vigas en techo, eliminando el color marrón de las falsas vigas de poliuretano, respetando la textura de la madera en tonos blancos y grises claros.

Por otro lado, hemos llevado a cabo trabajos de adecentamiento de los aseos existentes.

Por último, hemos realizado la adecuación parcial de la fachada principal con la preparación de paramentos y la colocación de paneles composites color negro mate. También hemos adaptado las carpinterías existentes, sin eliminarlas, y se han cambiado manetas y tiradores de las carpinterías madera.

Después de la reforma

Después de la reforma

Después de la reforma

Después de la reforma

¿Cómo colocar cuadros en las paredes de tu hogar o tu oficina?

¿Te gustaría decorar con cuadros tu casa o tu espacio de trabajo pero no sabes cómo colgarlos?

  1. Lo primero que debes hacer es asegurarte de que el estilo y los colores son acordes a la decoración del espacio.
  2. En paredes pequeñas conviene colocar cuadros pequeños. El tamaño de la pared debe ser proporcional al tamaño del cuadro. También ocurre con la forma, en las paredes largas conviene más colocar cuadro que sean más anchos que altos. Las paredes muy grandes pueden cubrirse con conjuntos o con composiciones de varios cuadros.
  3. Si el cuadro va a estar colocado en la pared sobre una cama o un sofá conviene dejar por lo menos 45 centímetros por encima del mueble. Se recomienda tomar una medida de por lo menos 1 metro 60 centímetros desde el suelo hasta el centro de la pieza artística. El centro del cuadro debe quedar más o menos a la altura de los ojos de la persona. Lo ideal es que el centro de todas las piezas esté en una misma línea.
  4. El espacio entre cuadros colgados uno al lado del otro debe ser por lo menos el doble del ancho del marco. Es decir, si los marcos tienen 2 centímetros conviene dejar por lo menos 4 centímetros entre los cuadros. Ojo, pero esta regla no se aplica igual para todas las piezas, porque mientras más grandes sea los cuadros conviene dejar más espacio entre ellos para poder apreciarlos mejor.
  5. Los cuadros que estén colocados sobre los muebles no deben ser más grande que éstos. Es decir, el ancho del cuadro no puede ser mayor que el ancho del sofá o de la cama, porque si no tiende a verse muy grande o desproporcionado.
  6. Ubica juntos cuadros con el mismo estilo de marco. Así, aunque los temas y los tamaños sean muy distintos darán la idea de orden.
  7. Para colocar juntos cuadros de distintos tamaños, conviene agruparlos haciendo coincidir uno de sus bordes, o bien colocando un cuadro central y los demás alrededor del primero.

Una buena idea, para saber cuál puede ser la mejor distribución de los cuadros en la pared, es recortar la silueta en papel y colocarlos con cinta adhesiva sobre la pared, así puedes cambiarlos tantas veces como quieras hasta lograr el orden que te guste.