¿Cómo elegir bien las combinaciones de colores de tu hogar?

Combinar y elegir bien los colores de tu vivienda, e incluso de una estancia no es tarea fácil, nos encontramos con las paredes, pavimentos, telas, muebles, etc. La buena elección de los colores es la clave para obtener la atmósfera que deseas: más luminosa, que parezca más amplia, más cálida… A lo largo de estas entregas os iremos dando consejos y pistas, y os hablaremos de los esquemas de color que utilizan nuestros decoradores.

Elegir un color para una estancia es uno de los aspectos más importantes de la decoración, dependerá de varios factores, en primer lugar qué ambiente queremos crear, y antes de decidirse, conviene tener en cuenta que ha de combinar con el resto de elementos que integran tu casa.

Es lo que los decoradores llamamos “esquemas de color” que no es otra cosa que un grupo de dos o tres tonos que se utilizan como base de cualquier decoración. Estos esquemas determinan el efecto que se desea conseguir. Así pues, tenemos:

ESQUEMA TONAL: Compuesto por distintas tonalidades de un solo color o bien por diferentes colores que tienden a un mismo tono. Por ejemplo: azul verdoso con gris verdoso o amarillo anaranjado con rojo anaranjado. Creando ambientes serenos. Es una opción excelente para unificar los colores de toda la casa sin ningún riesgo creando una continuidad. Lo importante es elegir un color con el que te sientas bien, y después lo combina con distintas intensidades, reservando los tonos más claros para las paredes y los más intensos para telas (sofás, cortinas, etc). Ten en cuenta que las habitaciones con poca luz se deben pintar en tonos más claros y las que sean más luminosas te puedes atrever con un tono más intenso, de esa forma se verán igualadas.

P10300412

ESQUEMA ARMÓNICO: Aquí utilizamos colores que están cercanos entre sí en el círculo cromático, por ejemplo los tonos azulados, o los verdosos, los anaranjados… creando un ambiente que te envuelve y resulta muy conjuntado. La combinación de colores cercanos asegura ambientes equilibrados y relajantes. Aunque es una opción más arriesgada. Este esquema puede estar formado por colores cálidos, que se enfrían mutuamente (amarillo y ocre); por colores fríos que al unirse aumentan su frescura (azules y verdes) o mezcla de cálidos y fríos que se avivan (amarillos y verdes). Aquí lo importante es la proporción, lo ideal es que un color domine y los otros lo complementen.

ESQUEMA DE CONTRASTE: Se utilizan colores opuestos en el círculo cromático, como el amarillo y el azul, o el rojo. Resulta un efecto muy atrevido, hay que tener cuidado y equilibrar los colores elegidos para evitar resultados demasiados llamativos. También suelen pasar de moda más rápido, y suele suceder que el que habite en esa estancia se canse antes de la decoración. Resulta ideal para crear ambientes personales y llenos de color, sobre todo en estancias donde se pase poco tiempo, como el comedor, baños y cocina. Aquí también es importante la proporción, y es necesario que uno de ellos predomine sobre el otro, y conviene el uso del blanco, para aligerar el conjunto, aportando luminosidad y ligereza al ambiente.

P1020979

Ahora que ya conoces los diferentes esquemas de colores que existen, ¿por cuál te decantas tú?

1 comentario

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *