¿Lavado de cara, reforma barata o reforma de calidad? (2/3)

En la entrega anterior nos embarcábamos en la ardua tarea de decidir qué hacer con nuestro dinero a la hora de abordar una mejora de nuestra casa. Habíamos llegado a la conclusión de que lo primero era conocer su salud. Si te decantas por una empresa de reformas con técnicos profesionales, el diagnóstico te saldrá a coste cero. Eso sí, si el resultado del diagnóstico es malo y tu casa está enferma, dedica tu dinero a reparar esa patología.

Si, por el contrario, no hay ningún indicio de problemas, podemos dar el segundo paso: ¿qué quieres hacer?, ¿qué quieres mejorar?, ¿quieres aumentar los niveles de confort de tu vivienda habitual?, ¿quieres adecentar o realizar labores de mantenimiento de un segundo inmueble que te preocupa menos?

Decíamos que hay dos aspectos fundamentales: la disponibilidad económica o capacidad de endeudamiento y el uso que se le vaya a dar al inmueble. Por último, la obligación de mantener. Hagas lo que hagas, asesórate, no te dejes llevar por el impulso al ver en los medios o en unos grandes almacenes una oferta de azulejos, solerías, puertas, ventanas o tarimas baratas. Cada decisión que tomes irá conectada directamente con una consecuencia.

Un ejemplo podría ser que sólo queramos o podamos nuestra vivienda, es clave hacerlo con una pintura de calidad y, sobre todo, aplicada por un buen profesional de la pintura con los trabajos de preparación previos.

pintura1   pintura2

Consecuencias de aplicar un material inadecuado o de baja calidad

 

Continuará….

0 comentarios

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *