Porches, espacios de transición

El porche es el espacio entre el interior y el exterior de la casa, participando de ambos. Es muy importante a la hora de proyectar un porche tener en cuenta su orientación. Si lo ubicamos en el Norte será un espacio frío y húmedo, sin embargo hacia el Oeste será demasiado caluroso en verano y no tendremos sombras pues los rayos del sol son más bajos. La mejor solución siempre será orientarlo hacia el Sur, porque el sol no caerá tan directamente y el tejado impedirá que los rayos del sol incidan en la estancia cuando la luz sea más vertical.

Ahora tendríamos que decorarlo y complementarlo con plantas o enrredaderas para ganar frescura y humedad. El porche hay que considerarlo más bien como una zona más de la vivienda, pero con una atmosfera envidiable que nos proporciona el cobijo propio del hogar y las ansias de libertad del jardín y el aire libre.

45719020_m

En verano lo normal es que el porche sea el protagonista de la vivienda, pero si también queremos disfrutar de él en invierno tenemos la posibilidad de instalar estufas de exterior o acristalarlo, este material nos protege del frío y las inclemencias del tiempo y a su vez deja pasar la luz natural. Podemos recurrir también a los techos móviles que permiten una mayor versatilidad.

Las dimensiones del porche, ya sean de obra o de madera, no debe superar una profundidad mayor de 4 metros pues restaría luminosidad al interior de la vivienda.

Si queremos que el porche y el interior de la vivienda estén totalmente intercomunicados, tendremos que instalar en el paramento que los separas una gran cristalera que sea corredera de este modo al abrirlas esos dos espacios se convierten en uno. Así, se puede concebir como una extensión de la vivienda.

La iluminación cobra mucha importancia, y según el tipo que elijamos permitirá acentuar colores, destacar texturas, dar amplitud al espacio y crear un ambiente agradable.

Según las dimensiones del porche se suele dividir en distintas zonas, la de comedor formado con mesas y sillas, si el espacio lo admite se suele incluir aquí la zona de barbacoa, y la zona de descanso con sofás, sillones, butacas… y mesitas bajas. Si el espacio es reducido, la zona de comedor y descanso se integran en una sola. Siempre hay que pensar en muebles de exterior que soporten bien los cambios de temperaturas y humedades.

En el mercado existe multitud de mobiliario para estas zonas de muy diversos diseños y materiales, ya es cuestión de gustos, la cuestión es crear una zona de confort y bienestar lo más acorde con tu forma de vida.

0 comentarios

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *