Entradas

¿Lavado de cara, reforma barata o reforma de calidad? (3/3)

En la anterior entrega nos quedábamos con un ejemplo sencillo de una de las tareas que más se llevan a cabo a la hora de adecentar o mejorar un inmueble cuando tenemos pocos recursos económicos. No sólo nos referíamos a la tarea en sí, PINTAR, sino a lo más importante, que era la calidad del material y la correcta aplicación del mismo. Por último, veíamos las indeseadas consecuencias de elegir un material o aplicador inadecuados. Todo ello, suponiendo un soporte (pared o techo) en buen estado. Por eso, siempre os recomendamos que os asesoréis bien antes de llevar a cabo una reforma.

En el caso en que podamos abordar una intervención de más calado, la necesidad de contar con técnicos profesionales aumenta. Por ejemplo, supongamos que nuestras carpinterías de aluminio son antiguas, fallan y no nos gustan. ¿Qué hacemos? No sabemos de ventanas ni de vidrios, hemos oído hablar de la marca Climalit, también de las ventanas de PVC, quizás de la rotura de puente térmico. Pero en realidad, ¿qué queremos? ¿qué necesitamos? ¿qué vamos a conseguir con una decisión bien asesorada técnicamente y por tanto correcta? Al igual que con el ejemplo de la pintura, el mundo de las carpinterías para ventanas y cierres exteriores es amplio y complejo. La fachada de un edificio tiene una superficie de huecos muy elevada (ventanas y/o cierres acristalados). Si el edificio cuenta con un cerramiento de ladrillo o del material que sea, bien calculado y ejecutado, los puntos débiles a nivel TÉRMICO y ACÚSTICO son precisamente estos elementos de carpintería y vidrio. La diferencia entre una ventana de calidad y otra que no la tiene es abismal en relación a esos dos parámetros. Por tanto, contratar con acierto el suministro y la colocación de ventanas de calidad con sus adecuados acristalamientos es disfrutar de una experiencia incomparable. El aumento del confort es elevadísimo e inmediato, el ahorro energético que nos provoca de forma directa en la factura de la compañía eléctrica también. Es una de las mejores inversiones que podemos realizar en la calidad de vida de los nuestros y de nosotros mismos.

Alonso-Carrillo_03

Queremos lo mejor para vosotros, nuestros clientes y futuros amigos. Siempre os transmitiremos lo mismo: Asesoraros bien técnicamente y disfrutad de los efectos que produce tomar decisiones correctas.

¿Lavado de cara, reforma barata o reforma de calidad? (2/3)

En la entrega anterior nos embarcábamos en la ardua tarea de decidir qué hacer con nuestro dinero a la hora de abordar una mejora de nuestra casa. Habíamos llegado a la conclusión de que lo primero era conocer su salud. Si te decantas por una empresa de reformas con técnicos profesionales, el diagnóstico te saldrá a coste cero. Eso sí, si el resultado del diagnóstico es malo y tu casa está enferma, dedica tu dinero a reparar esa patología.

Si, por el contrario, no hay ningún indicio de problemas, podemos dar el segundo paso: ¿qué quieres hacer?, ¿qué quieres mejorar?, ¿quieres aumentar los niveles de confort de tu vivienda habitual?, ¿quieres adecentar o realizar labores de mantenimiento de un segundo inmueble que te preocupa menos?

Decíamos que hay dos aspectos fundamentales: la disponibilidad económica o capacidad de endeudamiento y el uso que se le vaya a dar al inmueble. Por último, la obligación de mantener. Hagas lo que hagas, asesórate, no te dejes llevar por el impulso al ver en los medios o en unos grandes almacenes una oferta de azulejos, solerías, puertas, ventanas o tarimas baratas. Cada decisión que tomes irá conectada directamente con una consecuencia.

Un ejemplo podría ser que sólo queramos o podamos nuestra vivienda, es clave hacerlo con una pintura de calidad y, sobre todo, aplicada por un buen profesional de la pintura con los trabajos de preparación previos.

pintura1   pintura2

Consecuencias de aplicar un material inadecuado o de baja calidad

 

Continuará….

“Busco empresa de reformas seria y responsable”

Cuando realizas esta búsqueda en Internet es porque has sufrido una mala experiencia o te la han contado. Sin embargo, aunque no lo creas, has dado un paso diferencial muy positivo. Estás siguiendo el camino para encontrar  la empresa de reformas que realmente lleve a cabo el proyecto que tienes en mente de manera profesional y eficaz.

De forma directamente proporcional, las empresas son un reflejo de las personas que las dirigen y las componen. Las hay con experiencia y sin ella, las hay con conocimiento técnico y sin él, las que tienen equipo técnico profesional y las que no, las que tienen la documentación legal en vigor y las que no, las hay caras y baratas, las hay mejores y peores, con oficina física o sin ella, las que se preocupan por el resultado final de tu reforma y las que no.

En fin, podríamos seguir enumerando parejas de conceptos, características y obligaciones legales, pero con estos ejemplos basta para hacernos una idea de la amplitud del abanico. Evidentemente, detrás de cada uno de estos atributos positivos aparece de forma obligada cada euro invertido por la empresa en ellos e inapelablemente este aspecto tiene que verse reflejado en sus precios de venta.

Llegados a este punto, depende de ti decidir qué tipo de empresa necesitas para la reforma que vas a hacer. Primer y único consejo: no hagas experimentos, con tu hogar no te la juegues. Escoge aquella que, aunque no sea la más económica, te ofrezca más seguridad y confianza tras conocer a su equipo humano. Y, si es posible, solicítales referencias que puedas contrastar.

6141367_m

Me preocupa hacer obras en casa, ¿por dónde empiezo?

En primer lugar, debes estar tranquil@, ya que si das los pasos oportunos, aquello que te preocupa debe transformarse en una experiencia enriquecedora, en la que participes sintiendo que el resultado final será muy satisfactorio y listo para ser disfrutado por tu familia y por ti.

Conocer el grado de complejidad de la reforma es fundamental, si no tienes claro cómo cuantificarlo y sobre todo no conoces cómo funciona el mundillo de las obras y reformas, debes actuar como cuando tienes un problema de cualquier índole. Normalmente cuando eso ocurre, acudimos al médico por cuestiones físicas o psíquicas o al abogado por problemas legales, en esta ocasión debes solicitar asesoramiento técnico a una empresa de reformas para tu vivienda.

Hablar es gratis, y especialmente hay dos temas que todo el mundo suele tratar como si fueran expertos: el fútbol y las obras o reformas. No te dejes llevar por comentarios sin respaldo técnico alguno, debes buscar conocimiento y experiencia de profesionales de la construcción, a ser posible con datos reales que puedas contrastar.

Lo más económico siempre es encontrar una buena relación calidad/precio, por ello debes ponerte en contacto con empresas de reformas que te transmitan confianza, garantía y con las que puedas tener un contacto cercano. No olvides que se trata de tu hogar, entrarán en tu casa a trabajar, no se debe jugar con esto.

ANTESYDESPUES

Esta búsqueda puedes hacerla a través del boca a boca en tu entorno social o por Internet, buscadores, foros, etc. La primera reunión con la empresa de reformas que elijas debe tener lugar en tu casa. En ella, comunicarás al profesional de la construcción tus intenciones en cuanto a lo que quieres hacer en tu vivienda, pero también debes hacer preguntas del tipo:

  • ¿Qué os parece lo que he pensado para la reforma del baño?, ¿Podría mejorarse?
  • ¿Qué material utilizaríais para el suelo de la cocina? ¿Por qué? ¿Qué otras alternativas hay?
  • ¿Qué hago con las puertas de paso? ¿y con las ventanas? ¿Por qué?
  • ¿Cómo puedo hacer que la factura de Endesa o Iberdrola sea menor?

Deben responderte sin divagar, con seguridad y aplomo a todas tus preguntas, tomarán nota, medirán y sacaran fotos. De esta primera reunión, sacarás una información muy válida en la que detectarás si la empresa de reformas  tiene conocimiento, experiencia, equipo y solvencia técnica. Es necesaria además la figura de un profesional de la construcción que sea tu interlocutor durante todo el proceso. Este aspecto es fundamental para que todas las decisiones que se tomen estén consensuadas contigo y justificadas. También debes fijar el plazo para la entrega del presupuesto.

Tras repetir el proceso con dos o tres empresas de obras y reformas, estamos convencidos de que sin querer ya te has decidido por una de ellas por el buen trato recibido, buen servicio ofertado, seriedad, confianza y profesionalidad, pero todavía no tienes los presupuestos. Cuando los recibas, su presentación y redacción te deben transmitir también una información que puede ayudarte a tomar la decisión: imagen cuidada o no, organización, condiciones, letra pequeña, etc.

¡¡Vaya!!, al comparar los presupuestos, la empresa de reformas que más te convenció no es la más barata. En este caso, nuestro consejo es que llames a esa empresa, porque seguro que podréis llegar a un acuerdo que se ajuste un poco al precio medio de las ofertas que hayas recibido. Ellos, los buenos, quieren hacerte la obra, han invertido en ti y en tu casa de forma generosa, te han dado todo lo que podían ofrecerte y estarán dispuestos a hacer un último esfuerzo para que quedes satisfech@.