Entradas

La importancia de los detalles: Complementos cerámicos

Al margen de su pasado glorioso y artístico, la cerámica esmaltada, el azulejo, ha sido y sigue siendo el acabado más empleado en la construcción para el revestimiento de núcleos húmedos interiores (cocinas, baños, lavaderos, etc.). También suele emplearse en exteriores, más cuanto más al sur: patios, terrazas, fachadas, balcones… Del mismo barro que da cuerpo a la teja y el ladrillo, una vez vidriado resulta un producto absolutamente higiénico, razonablemente económico y con enormes posibilidades decorativas. Barro cocido al paramento y porcelana a nuestros ojos y manos, qué maravilla. El az-zulaiy y sus técnicas entraron en Europa a través de Al-Andalus en el siglo VII. Su origen se pierde en Mesopotamia y Persia.

El noble y maleable barro permite, por supuesto, la fabricación de multitud de piezas complementarias, enfocadas a la ornamentación –molduras, trenzas, cordones, cenefas, frisos, listelos, badenes… con todo tipo de decorados y relieves- o a la solución de encuentros y otros detalles arquitectónicos –escuadras, cubrecantos, escocias, cantoneras, vierteaguas, pasamanos y ángulos para todas las piezas antes mencionadas-.

El azulejo artesano y las modernas colecciones de inspiración clásica siguen ofreciendo en sus catálogos este tipo de piezas. Para el azulejo industrial, la perfilería ha sustituido con éxito a la mayoría de ellas, sobre todo a las de corte más funcional que decorativo. Llamativa y honrosa excepción es la escocia, prescrita por Sanidad para evitar rincones en determinadas instalaciones. Por otra parte, el empleo del gres y el porcelánico, en su origen más enfocados al pavimento, también como revestimiento (rústicos, imitaciones piedra, imitaciones ladrillo…) ha traído como consecuencia la proliferación de piezas especiales en estos acabados: molduras, listelos y ángulos o escuadras fabricados en cerámica, que cubren el expediente decorativo pero carecen de robustez; es importante macizarlos a conciencia con un buen cemento cola.

Cantonera que Gaya Forés fabricó, qué bonita queó 001 comp cer 008 comp cer 009 comp cer 011

Como siempre, para elegir con acierto es mejor asesorarse bien. Siempre existe una buena solución y los buenos profesionales las conocen. A la hora de elegir un revestimiento, no basta con que sea de primera calidad y nos agraden el color, la textura, el formato y demás. Merece la pena interesarse por cómo vamos a resolver ciertos detalles. Es que son importantes, los detalles…

La importancia de los detalles: La Perfilería

Una labor de revestimiento puede bajar mucho su nota final si no resuelve bien detalles como esquinas salientes, pilares, mochetas o remates de encimera. Pongámonos en situación: Laura va a hacer la primera comunión y hemos decidido cambiar el zócalo de la fachada de nuestro cortijo, un gres de los ochenta pasado de moda y desportillado. Nos lo harán el fin de semana antes, es un trabajo de un día o día y medio. Nos encargamos de comprar “las losas”, tratando de asegurarnos lo mejor que podemos en cuanto a medidas y calidades… El sábado por la mañana llega la cuadrilla al tajo, y mientras el peón rompe y prepara el soporte y el material de agarre, surge la pregunta del millón. “¿Y en las esquinas qué le ponemos?” Y entonces salimos corriendo a ver si sobre la marcha, siendo sábado y sin tiempo de espera encontramos una solución funcional y estéticamente digna, algo que no siempre es posible.

perfileria1.2Perfiles con fibras vegetales y perfiles metálicos, una buena solución en exterior

Algunos recordaréis aquellos azulejos de 15×15 que traían su parte proporcional de cantos romos o ingletes. Igualmente existían la escuadra o cantonera y el cubrecanto, pero sólo en los colores básicos (blanco, azul, verde y marrón). La preparación de ingletes o colas (rebajar a 45 grados los ángulos rectos de las piezas en los encuentros) era una labor muy frecuente en la propia obra o en talleres y almacenes y los materiales naturales o artesanos (piedra, áridos y barro) no solían dar problemas en estos aspectos, pues su nobleza permite trabajarlos mediante corte al agua, o dejar los cantos vistos o a hueso.

Con el boom de la cerámica de los años 80 y 90, la multiplicación del modelaje y las aplicaciones del material cerámico (azulejos, gres, porcelánicos) trajo consigo la aparición y crecimiento de la perfilería como industria satélite. Marcas como EMAC, PROFILPAS, INGEPERFIL , VALENPLAS, ITALUX y otras ofrecen catálogos específicos llenos de soluciones. Perfiles exteriores o integrados en la labor, para interior y exterior, fabricados con materiales tan diversos como PVC, aluminio, madera, fibras vegetales, acero y combinaciones entre ellos… Desde el sencillo perfil redondo de 1,20€ la pieza de 2,60 ML. hasta peldaños integrados para escaleras de alto tránsito, 30, 60, 100€/ML… Rodapiés, ángulos, escocías, cantoneras, listelos decorativos, juntas de dilatación o estructurales… Podríamos decir que allí donde la cerámica moderna encuentra un problema de ejecución, la perfilería lo soluciona. La cerámica esmaltada tiene el canto feo y no se puede dejar a la vista… Perfilazo y vamos. Pero además la capacidad de innovación de estas empresas pone también a sus productos a competir más que dignamente con otras soluciones tradicionales muy aceptadas.

DOG 318 perfiles, perfiles, perfiles.

Por desgracia, muchas de estas maravillas no se encuentran fácilmente en los stocks de las tiendas, ni siquiera en los de las grandes superficies de bricolaje y construcción. El envío suele ser rápido y no demasiado caro, porque las marcas tienen bien estudiado este tema, pero un día o dos no hay quien nos lo quite. Y mucho cuidado, que se ven auténticas barbaridades para sacar adelante la faena, con la mejor intención… El albañil o ustedes han ido a comprar los materiales, pero la solución que necesitan, lo que de verdad les gustaría que sus amigos vieran en su cortijo el día de la comunión de esa niña especial, tarda dos días. Ay, los detalles.

Nuestro consejo, como siempre, es que hay que asesorarse bien y con tiempo suficiente. Un buen técnico, además de medir con absoluta fiabilidad, verá rápidamente las necesidades de material de su proyecto y llamará a su vendedor de confianza, que gestionará eficazmente el suministro. Llegado el día D, un buen profesional (en este caso de la albañilería) ejecutará el trabajo obteniendo un resultado satisfactorio. Si quiere y puede hacer las cosas bien –en construcción es muy conveniente, las reformas se hacen para años y las obras para siglos- póngase en manos de profesionales. No es caro y además, suele ser una bonita experiencia, un remanso de placer en medio de la vorágine… Las obras y reformas trastornan, pero mucho menos si se hacen bien.